Sigueme en tu correo electrónico!

miércoles, 29 de junio de 2011

martes, 28 de junio de 2011

Infecciones de transmisión sexual

Hoy os traigo una charla sobre ITS (infecciones de transmisión sexual) impartida en la Universidad Autónoma de Madrid por el inmunólogo Dr. Ignacio Arrieta sobre Enfermedades de Transmisión Sexual y VIH, organizada por la Asociación LGTB Universitaria UAMentiende.

Está en varios vídeos, es completísima ( y larga! ) pero todo está explicado de manera sencilla y atractiva y resolverá muchas de vuestras dudas sobre gonorrea, sífilis, virus del papiloma, VIH, herpes, hepatitis, clamidias, sarna, ladillas, y demás indeseables consecuencias de las relaciones sexuales no protegidas.

Aprovecho para mandar un beso al colectivo lésbico, gay, trans y bisexual que hoy festejan combativamente el Dia del Orgullo, y pedirles que disfruten, bailen y amen, con cabeza y condón :)






















domingo, 19 de junio de 2011

Vamos a la playa, calienta el sol

Poco a poco llega el solete y comienza la carrera para obtener ese color dorado en la piel que consideramos tan favorecedor. Pero el bronceado no es el estado ideal de la piel; es la reacción de ésta ante un daño producido por los rayos solares, tratando de defenderse mediante el aumento de la cantidad de melanina. Es decir, no es un signo de salud, ni una protección válida contra futuras agresiones, sino un signo de daño efectivo (como el dolor de una quemadura).



Las consecuencias de la exposición a los rayos solares las conocemos de sobra:

-envejecimiento cutáneo: aparición de manchas, deshidratación, arrugas, falta de elasticidad.

-quemaduras, de primero y segundo grado

-pigmentación irregular, melasma (esas manchas antiestéticas oscuras en mejillas, frente, barbilla, nariz y labio superior), manchas de la edad.

-queilitis actínica (piel de los labios inflamada, agrietada, borramiento de la linea del labio, arrugas verticales) y queratosis solar (manchas escamosas en la cara y cuero cabelludo, pueden convertirse en cancer de piel)

-cancer de piel: particularmente de células escamosas, y el mas agresivo, el melanoma maligno.



Lo ideal sería no broncearse en absoluto. Pero como no me vais a hacer caso porque nuestra idea del atractivo físico incluye una piel dorada, al menos podemos tomar algunas precauciones:

1-No exponer al sol a los menores de seis meses de edad, ni aplicar pantallas solares sobre su piel.

2-Evitar la exposición en las horas centrales del día

3-No olvidar que el agua, la arena y la nieve reflejan los rayos ultravioletas en más del 80%.

4-Protegerse también los días nublados porque los rayos pasan a través de las nubes.

5-Cubrirse con sombrero y ropas, preferentemente de algodón de trama cerrada.

6-Aplicar protectores solares con FPS (factor de protección solar) 15 o mayor sobre toda la piel descubierta, treinta minutos antes de la exposición y reaplicarlo cada dos horas o después del baño.

7-Evitar exponerse al sol si está medicado con drogas que puedan producir fotosensibilidad. ¡Cuidado con los antiinflamatorios en crema! Algunos preparados de herboristería (como el hipérico) también pueden producir fotosensibilidad.

8-Evitar dispositivos para bronceado artificial. Las lámparas y camas solares para fines cosméticos pueden producir efectos irreversibles en la piel. Si lo vamos a hacer, con cabeza, espaciando las exposiciones, con protección y dejando descansar la piel en invierno.

Y recuerda: las quemaduras solares en la infancia y el uso de cabinas de bronceado en la juventud aumentan hasta un 70% el riesgo de padecer un melanoma.

Me he curado de un cancer.... y ahora?


En el momento en que nos diagnostican de cáncer, esa palabra con tanta carga emocional y a la que todos tenemos tanto miedo, la bofetada emocional es de aúpa. Nos quedamos paralizados, todo lo demás pierde importancia y la palabra suena dentro de nosotros constantemente, nuestra vida entera girando en torno a ella. Entonces nos metemos en una dinámica de acción: hacemos cosas, cirugía, radioterapia, quimioterapia, revisiones, ambulancias, medicación, consultas médicas muy frecuentes, ingresos en el hospital, acompañamiento de amigos y familiares...Zafarrancho de combate!!!

Durante todo este tiempo pasamos por muchos momentos de angustia y tristeza. Pero muy a menudo estamos tan ocupados en plena batalla que no aterrizamos, no nos da tiempo a "darnos cuenta". Entonces, si hemos tenido suerte, concluye la primera batalla victoriosa, y nos dicen: "todo ha ido bien, no queda rastro del tumor. Vuelve a consulta dentro de seis meses con estas pruebas". Nuestra familia y amigos celebran la victoria, nosotros nos atrevemos a suspirar de alivio...

                               

Y ahora qué? A menudo nuestra vida ha cambiado. Nuestras prioridades han cambiado. También nuestros hábitos. Y desde luego nuestra manera de enfrentarnos a la enfermedad y a la muerte. Podemos descubrir en nuestro interior una alegría de vivir intensísima. Podemos decidir vivir el momento con toda su intensidad. O podemos recuperar todos los sentimientos de tristeza y angustia que no tuvimos tiempo de elaborar durante la "batalla campal" y pasar una temporada depresiva, con problemas para dormir, con ansiedad...

Cada vez que llega la nueva fecha de revisión la ansiedad aumenta. Podemos sentirnos invadidos por el miedo a la recaída y a no ser capaces de volver a pasar por todo de nuevo. Puede ser que nos agobiemos ante cada nuevo síntoma físico relacionándolo con una recaída o con un nuevo cancer. A menudo nuestro entorno no entenderá nuestra angustia: "Pero si ya estás bien, si te han dicho que no tienes que volver hasta dentro de un año!! Tienes que estar contenta y olvidarlo de una vez!!".

Todo lo que te pasa es completamente normal. Y para ayudarte y normalizarlo, puedes compartir tu experiencia con otras personas que han pasado por lo mismo. He encontrado una página que me ha gustado mucho, se llama CURADOS DE CANCER y en ella puedes encontrar testimonios, compartir el tuyo, encontrar un mensaje positivo que te ayude a comprender, aceptar y superar la angustia y el miedo.