Sigueme en tu correo electrónico!

miércoles, 30 de marzo de 2011

El compromiso del Doctor Casado


Estos días, pacientes, compañeros y amigos me han preguntado cómo se me ha ocurrido meterme en este berenjenal. Aparte de que yo soy muy de berenjenales, patatales y todo tipo de terrenos pantanosos, esto de los blogs de médicos ya no es ninguna novedad. Los innovadores, los pioneros, fueron otros y nos enseñaron a los demás que la herramienta era posible, era positiva, y además, era divertida y gratificante.

Por aquí cerquita tenemos un fabuloso médico y mejor persona, como se suele decir, al que tengo la suerte de conocer y con el que he tenido la suerte de trabajar en algún proyecto que otro (y no le echo mas flores porque a lo mejor está mirando y luego no me invita a mas vinos), que mantiene un blog dirigido a pacientes que es una auténtica gozada. Lo podeis ver aquí y tiene mucho que explorar, mucho que disfrutar. Cuando sea jóven quiero ser como él. No es el único, pero si de los primeros en la zona.

Y fuera de nuestra comunidad hay vida inteligente, muy inteligente, muy creativa, muy innovadora, y el jueves pasado conocí a uno de ellos. El Doctor Salvador Casado vino a participar en las Jornadas de Uribe y nos habló con un entusiasmo contagioso de maneras posibles de comunicarse. Comunicarse con los pacientes, comunicar a los pacientes entre ellos, comunicarse con otros profesionales, comunicar, comunicar. El Dr. Casado se comunica con sus pacientes en persona, por teléfono, por correo electrónico, por facebook, por twitter... Tiene un blog interesantísimo y tiene ojos de niño: mira todo como si lo viera por primera vez. Y de algún modo eso engancha y crees en el.

Hay una cosa que me enamoró de su blog. Y es el compromiso que establece con los pacientes. Lo he leído mil veces. Y he pensado: esto es lo que yo quería, lo que he querido siempre. Pero no lo he escrito, no lo he pactado. Y con el permiso de Salvador, os lo copio y hago mío. Ha nacido un compromiso.

COMPROMISO ÉTICO

                                                                                       

Cómo médico de familia me comprometo a ejercer bajo los siguientes valores.                                                                             
…haciendo de la atención a su salud el centro de mi interés profesional
…respetando su dignidad, su derecho a decidir, su intimidad y guardando secreto de la información que conozco sobre su persona
…tratándolo con calidez, estimación y cortesía, procurando comprender sus emociones y mantener la serenidad en los momentos difíciles
…dándole información clara y sincera de sus problemas de salud, las opciones, riesgos y beneficios previsibles y mi consejo, atendiendo sus necesidades y creencias
…no actuando sin información adecuada, ni recomendando acciones poco probadas, de utilidad o seguridad dudosas o que aporten más riesgo que beneficio
…tratando a todas las personas con el mismo interés y haciendo buen uso de los recursos de que dispongo para el conjunto de ciudadanos
…manteniendo al día mis conocimientos, consultando a otro profesional de confianza cuando sea necesario, y evitando que otros intereses personales alteren este compromiso

(Tomado del Grupo de bioética de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria).


¿QUÉ MÉDICO QUIERO SER?
                     


1ª Un médico que trate pacientes, no enfermedades. Que adapte los síntomas a la circunstancia individual del paciente y lo haga partícipe en las decisiones relativas al tratamiento de sus enfermedades.

2ª Un médico que adopte una aproximación crítica y sea capaz de ejercer su profesión en circunstancias de ambigüedad e incertidumbre.

3ª Un médico comunicativo y empático, capaz de establecer una excelente relación con su enfermo y ganar su confianza.

4ª Un médico responsable individual y socialmente, consciente de los límites de la medicina y capaz de comunicar a sus pacientes lo inevitable de la enfermedad y de la muerte.

5ª Un médico capaz de tomar buenas decisiones tanto para el enfermo como para el sistema sanitario, es decir, que sepa conciliar los costes y los beneficios.

6ª Un médico capaz de liderar un equipo médico y que evite la fragmentación de la atención sanitaria.

7ª Un médico competente, capaz y seguro.

8ª Un médico honesto y digno de confianza quien mediante la adecuada transparencia resuelva los conflictos de intereses derivados de las influencias externas.

9ª Un médico que sepa reconocer sus errores y trabaje para mejorar su forma de asistencia. 

10ª Un médico que sea ejemplo de profesionalismo. Que sin renunciar a los derechos de disfrutar del merecido descanso y de una vida familiar digna, asuma su profesión con sentido vocacional que impregne todas las facetas de su vida.

Adaptado del libro El médico del futuro

Gracias, Salvador.

...y ahí queda eso. En Bilbao, a 30 de Marzo.....

lunes, 28 de marzo de 2011

Entrenarse en ser feliz, cuidado básico de salud

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.
Benjamin Franklin


Hoy solo quiero compartir con vosotros este video que me ha enseñado una amiga muy querida. Esto, mas que ninguna otra cosa, es fuente de salud. Sed felices.



domingo, 27 de marzo de 2011

El apasionante mundo de las citas (previas)

¡¡¡Ay, los lios para coger cita!!! Parece que tenemos un poco de revolución desde que nos han puesto el Contact Center, la maquinita dichosa. Muchos nos habeis transmitido vuestras quejas. Bien, como todo, supongo que tiene ventajas e inconvenientes, y a medida que nos vayamos acostumbrando a usarlo veremos mas ventajas en el sistema. Al fin y al cabo, ¡antes os quejabais de que no había manera de que os contestáramos por teléfono!



De momento, podeis pedir una cita cuando querais. El sábado por la tarde, el domingo de madrugada... No teneis que madrugar para estar llamando como locos a las ocho de la mañana del lunes para que os den cita prontito. Por otra parte, la máquina coge siempre el teléfono. Si quereis hablar con alguien del centro y no es urgente, no necesitais que "os pasen la llamada". Pedis una cita telefónica con vuestra enfermera, o con vuestro médico, y nos pondremos en contacto con vosotros en cuanto podamos. Si es urgente, por ejemplo para una atención domiciliaria, se lo comunicais a la maquinita y os pasará con el centro o con el PAC (el Punto de Atención Continuada, fuera del horario del centro) para que le conteis el problema. La máquina tiene que asegurarse de quienes somos y desde donde se le llama, por tanto os hará unas cuantas preguntas. No os impacienteis, es necesario para minimizar la posibilidad de error.

He encontrado un par de videos que os pueden ser útiles:








De todos modos, para vosotros que estais acostumbrados a usar internet, lo mas fácil es usar el enlace que os he puesto a la izquierda de la página para pedir cita online. Solo necesitais el número de vuestra tarjeta sanitaria, es sencillísimo.

Vamos a ver qué citas distintas existen y cómo podemos utilizarlas de la mejor forma posible:

-La cita presencial
Es la clásica: pedis una hora con el médico o la enfermera, os dicen a que hora podeis venir, acudís, se os atiende "aproximadamente" a esa hora. ¿Cuando vamos a usarla? Evidentemente, cuando necesitais estar con nosotros "cara a cara". Por ejemplo, si llevais unos días con tos y fiebre y quereis que os eche un vistazo, teneis una lesión en la piel que quereis que os vea, quereis que la enfermera os quite unos tapones de los oídos, os revise los pies porque sois diabéticos, etc.
También haremos de forma presencial algunas citas programadas. El control anual de la hipertensión, ver la evolución de una infección, de una lesión, que requiera que os explore. Una visita programada por una depresión, en la que generalmente voy a preferir sentarme a vuestro lado.

Pero no siempre tiene que ser así, hay cosas que no requieren que nos veamos los ojos, y si las hacemos de otra manera probablemente tengais que esperar menos, y dejaremos mas tiempo para aquellas personas que si que requieran pasar un rato en la consulta.

-La cita telefónica (o por e-mail)

Hay cosas, como decía, que no necesitan una visita a la consulta. Por ejemplo, las dudas. ¿Puedo tomar este producto si tomo anticonceptivos? ¿Es verdad que los desodorantes pueden dar cancer? ¿Puede la radiación en Japón provocarme algún tipo de enfermedad? También solicitar consejo sobre un cambio de dosis en la medicación "No me quita bien el dolor, ¿podría tomar una mas por la noche?", para decirme que vais fenomenal (me encanta recibir buenas noticias). De la misma forma, podeis solicitar a la enfermera recetas que ya estén registradas en la Cartilla de Largo Tratamiento (hasta que tengamos la deseada receta electrónica), o un volante de análisis, o una dieta, o una hoja de ejercicios...

Es fácil. Se solicita consulta telefónica. Sobre la hora prevista, y cuando no tengamos un paciente presente en la consulta, os llamaremos (es importante que dejeis un teléfono de contacto que vaya a estar receptivo), y si hay que dejaros algo, lo haremos en un sobre en el Area de Atención al Cliente. Para recoger el sobre, puede venir cualquier persona, pero siempre con vuestro DNI o tarjeta sanitaria (si no no pueden entregarlo).

También usaremos las consultas telefónicas para daros el resultado de pruebas, análisis, etc, si así lo hemos concertado en el momento de la petición.

En mi caso sabeis que podeis usar el e-mail para estos casos. Os lo recuerdo: monica.fernandezalonso@osakidetza.net. Pero fijaros bien en el Calendario de Ausencias!!!

-La cita administrativa

Ya sabeis cómo estamos de papeleo. Entre el absurdo sistema de recetas, las bajas, las altas, los partes, los certificados médicos oficiales, los justificantes, los informes de dependencia, las fes de vida, los informes para el balneario, para el médico del pueblo, para el colegio. Es un trabajo que ocupa aproximadamente el 30% de la consulta, si no mas. Vamos a intentar sacarlo de ella y dejar el tiempo que estemos en consulta para lo que estamos, para cuidar pacientes.

Podemos solicitar una consulta administrativa si lo que queremos es el alta (teníamos una varicela, vemos que tenemos todas las lesiones de la piel secas, queremos volver a trabajar). Pedimos una administrativa y decimos que queremos el alta. Se nos dejará en un sobre a nuestro nombre, y no tendremos que esperar a que nos den cita, en la sala de espera. Podemos hacer lo mismo con una baja si hay un informe médico (por ejemplo, del hospital porque os habeis roto un brazo, u os han operado). Si no es así, prefiero hablar con vosotros antes de daros la baja.

También para un informe de Dependencia, o para la telealarma, o ese tipo de trabajo. Pedis una cita administrativa para el familiar que lo necesite, dejais los papeles; yo lo preparo cuando termine la consulta y os lo dejo en sobre cerrado. Si necesito algún dato, ya os llamo por teléfono.

-La cita indemorable

La cita indemorable es... pues eso, cuando no tengo citas disponibles. Si considerais que se os debe de atender en el día, que no podeis esperar a cuando haya una cita libre, o al horario de vuestro médico, se os dará una cita indemorable. Yo estaré avisada por medio de mi ordenador, no hace falta que me llameis a la puerta, ya se que estais ahí. Os trataré de atender lo antes posible pero debeis de ser conscientes de que no teneis una hora real, yo tengo toda la consulta ocupada con gente que tiene su cita y a vosotros os voy a atender quitando a esa gente parte del tiempo que tenía para ser atendida. Es decir, si en la consulta aparecen diez personas sin hora, todo el resto verá disminuído su tiempo de atención en casi un 25%. Por tanto lo haré en cuanto pueda, pero a veces tendreis que esperar un rato salvo que se trate de una emergencia, y solo podré atender el motivo que cause la "urgencia", es decir: nada de recetas, ya que estoy aquí tómame la tensión, etc.

Por favor, usad esta modalidad de cita cuando realmente no haya otro remedio. Ganamos todos.





Mi vida sin ti


Fumando espero.... cómo no, a vueltas con el tabaco!!! Ayer vi en el Arriaga un precioso programa de dos óperas compuestas en el siglo XX. La segunda, La voix humaine, de Francis Poulenc, es una auténtica maravilla que recomiendo a todos los amantes de la ópera si hay alguno por ahí suelto. La primera, Il segreto de Susanna, de Wolf-Ferrari, era desconocida para mí.

Trata de unos jóvenes recién casados, allá a principios del siglo XX. El marido, muy celoso, se martiriza pensando que su mujer le es infiel ya que percibe en su casa y en su ropa el inconfundible tufo del tabaco. El no fuma, el criado tampoco, su mujer tampoco (faltaría mas!!!) luego solo puede ser un amante. Tras varios enredos, la mujer confiesa que es ella la fumadora, que es lo que mas le gusta en el mundo pero que promete dejarlo ya que a él le molesta; el marido, aliviadísimo al comprobar la castidad de su esposa, le dice que ni hablar, que el se hará fumador también. Y terminan todos felices, comiendo perdices y fumando como carreteros, incluído el criado. ¡Cómo ha cambiado el cuento!

Ahora ambos continuarían fumando a escondidas, saliendo a la esquina en un paréntesis de la jornada laboral, asomándose a la ventana y esperando no ser descubiertos, helándose de frío en una terraza, maldiciendo el momento en que encendieron su primer cigarrillo y diciéndose: esta vez ya en serio, tenemos que dejarlo.

La revisión reciente de la legislación anti-tabaco está de nuevo trayendo a gente a la consulta para preguntar "¿Qué hay para dejar de fumar?". Como objetivo secundario, motivar a los fumadores para que dejen de hacerlo es muy positivo, aunque no es la via coercitiva el mejor modo. No olvidemos que el objetivo primario es proteger a los no fumadores del aire contaminado por humo de tabaco, y eso se está consiguiendo: no hay mas que ver qué bien huelen los bares ahora, a pintxo de tortilla recién hecho en vez de a colilla requemada.



¿Y qué hay para dejar de fumar? Pues lo primero es la motivación: es difícil que un fumador lo deje "porque tiene que dejarlo". Hay que "querer dejarlo". En la consulta podemos explorar cual es "vuestro momento" de motivación, y según este, reforzarlas mediante consejor, daros información, o si ya estais decididos, establecer un plan con vosotros.

Pero ¿es necesario ir al médico, al farmacéutico, a la enfermera, para dejar de fumar? Pues yo pienso que no. La decisión de dejar de fumar es individual y autónoma. El protagonista es la persona. Los profesionales sanitarios somos actores secundarios. Estaremos encantados de intervenir si se nos requiere pero es perfectamente posible que lo hagais sin fármacos, sin calendario de ruta marcado desde fuera, sin palmadas en la espalda o tirones de orejas.

Y tenemos una herramienta nueva y muy potente que quiero presentaros. Su nombre es Mi Vida Sin Ti , y es un proyecto colaborativo de un grupo de personas que trabajan fundamentalmente temas de salud en internet. Pretende ser un espacio que ofrezca ayuda clara, global, transparente, no vinculada a intereses de la industria, para informar, apoyar y facilitar la decisión de dejar (o no) de fumar.



En la página podeis encontrar recomendaciones, guias, folletos, videos, faqs, incluso aplicaciones para Android, iPhone o web, como el Déjalo ya, que calcula tiempo sin fumar, cigarrillos no fumados, dinero ahorrado, nivel de recuperación fisiológico y da mensajes de apoyo y ánimo.

Una iniciativa estupenda que a partir de ahora engrosará mis armas para ayudaros en la pelea.

Y si, se puede!!!!!

.... Yo lo hice :)

sábado, 26 de marzo de 2011

El ordenador y yo


Lo reconozco: me encanta. El día que entré por primera vez a la consulta y me encontré aquel mamotreto encima de la mesa, lo miré con curiosidad, lo encendí con una cierta aprensión y comencé a trabajar sin mucha seguridad pero con ganas de llevarme bien con el. A pesar de su lentitud, de las caídas, de la impresora que se atasca constantemente y que tengo que operar con dos pinzas mas de dos veces al día... A pesar de que a veces parezca que me quita mas tiempo del que me ahorra, a pesar de que algunos tengais la sensación de que miro mas a la pantalla que a vuestros ojos, es una herramienta magnífica.

Me permite registrar todo lo que hago y los planes que establezco con vosotros y que mi caos mental no lo olvide. Me permite comunicarme con otros compañeros que a veces saben mas que yo para buscar para vosotros el mejor abordaje de vuestro problema. Me permite buscar información actualizada y contrastada sobre lo que necesitamos para trabajar. Me permite cometer menos errores y reducir la incertidumbre. Me permite informaros mas y mejor, en menos tiempo. Me permite compartir con mis compañeros lo que hago bien y aprender lo que hacen mejor que yo.

Y ahora me permite comunicaros con vosotros fuera de la consulta. Intentaré tratar temas que nos puedan interesar a todos, y estaré abierta a sugerencias, comentarios, preguntas... Aprovechad!!

Este es un blog público, por tanto no es adecuado para consultas de tipo privado o aquellas que manejen vuestros datos clínicos. Pero si podeis hacer comentarios sobre problemas de salud en general, funcionamiento de la atención primaria, etc.

Para temas mas personales os podeis poner en contacto conmigo en mi dirección de correo electrónico del trabajo: monica.fernandezalonso@osakidetza.net

Tened en cuenta que no siempre estoy en consulta, puedo estar enferma, de vacaciones, en cursos o reuniones, y por tanto intentaré contestar lo antes posible, pero no siempre será inmediato. No es un medio por tanto para asuntos urgentes.

Pues nada, empecemos el viaje!!! A ver qué tal nos va!!!